domingo, 25 de abril de 2010

Starbucks vs Hoyts (after bafici)

Hay algo siempre incómodo o desubicado en relación al festival de cine independiente funcionando en medio de un shopping. Esa tensión, entre acomodadores acostumbrados a un publico que viene y se va, en vez de esa gente que acampa para ver 5 películas en un día (iba a seguir con la lista, pero me esperan para ir a comer). O sea, empleados sobreexplotados y malpagos como acostumbran casi todas las multinacionales en todo el planeta, que miran a los que ociosamente pasan horas viendo películas independientes y lo que esto quiera decir.

Lo que quiero decir es que si uno se compra un café en Starbucks, pensado, diseñado y hecho para llevar, la resistencia de los materiales del vasito, el cartón corrugado para que sea más cómodo, la tapita, el soberte o pajita, los azúcares y palitos para revolver...todo hecho para seguir de largo y tomárselo en una clase, en el subte y...en el cine!!! (obvio, si está pegado a la escalera de ascenso a las salas)

El buen cosumidor de Starbucks , que además es cool, se ve limitado, censurado y reprimido por la siniestra organización Hoyts, (en otra ocasión ya  les hablé de Místery)que impulsa a sus vendedores de café a insistirte como niños mendigos, y prohíbe que uno entre con café adquirido en otro negocio. Inclusive el mismo Starbucks que es contenido por el mismo shopping. Guerra de negocios, guerra de pandillas...en fín, nada muy distinto a la pelea Kirchner-Clarín (me fui al carajo)

Esa guerra de pandillas S vs H tuvo escenas de dramatismo...la escalada de violencia preocupa! (será aclarado en otro momento)

en fín, lo que me gusta del blog...pensar y escribir...

5 comentarios:

Hernán dijo...

Cinco películas al hilo sin café es imposible. En alguna te roncas un tramo. Se sobreentiende el reclamo por el derecho al café.

Mister Mistery es genial. Una Gestapo invisble que se hace fuerte con el tenor de una leyenda urbana. Con un poco de actuación y una papelete se le podría sacar provecho.

Lo bueno de esta guerra de marcas es que nos usan como carnada y munición. Te ponen el local al lado del cine. Mr Starbucks dice: "Tomá guacho, decile que no".

En el Unicenter Garbarino es kapanga y no hay Frávega. Pero grupo F compró sendos terranos aledaños, ahí cruzando la calle sobre la entrada, y lo encendió de luces para demarcar la linea de batalla. He visto cuerpos mutilados atravezando los cordones.

Todos somos soldados del consumismo, occidental u oriental, no hay fronteras, y defenderemos nuestros derechos por ser clientes. Eso es lo más cercano a una idiología que podemos tener, y batalleremos.

¿O acaso en starbucks te impiden que comentes la película que acabás de ver en el hoyts cuando te estás tomando un cafecito?

girlontape dijo...

me gusta el nuevo bloglook... en mi caso, extrañé tanto a starbux cuando me mudé acá, que tenerlo al lado del cine me parece el paraíso.
aunque en su versión sudaca no hacen MI café, que siempre fue "small decaf soy latte". un ejemplo de branding exitoso soy.
y sí, he contrabandado productos starbuckianos adentro del cine... ojos que no ven corazón de hoyts que no siente... you catch my drift...

EdC dijo...

El calcio de Pola fue la primer víctima. Despues nosotros, que ahora no podemos leerla.

Saludos!

starbux... parece que debería volver. Fui dos veces y me pareció un macdonald de café. Un tanto desabrido, no volví más.
(porque si uno quiere mas a menos ser carnal debe ir a burger, macdonald hierve la carne, por miedo)

¿Acaso no hay un burguer de café?

EdC (ñamñam)

Madame Lulu dijo...

a mi starbucks me parece una mierda, tendría que existir un bonafide al paso

EdC dijo...

De los café-en-serie (cuan asesinos en serie); el único que me gusta es el 'Martinez' cuyo "café con leche en tazón", me hace recordar el café con leche de mi infancia.

Solo superado por el café con leche de ayacucho y vicente lopez cerca de la facultad de ingeniería; ése ya ES el café con leche de mi infancia (aunque no lo haga mamá.

Sabrosos saludos

EdC