sábado, 19 de junio de 2010

gritos y susurros-

CONFESIONES. La primera edición del ciclo Confesionario, del Centro Cultural Ricardo Rojas, comenzó con una revelación de Cecilia Szperling, coordinadora de los encuentros. "Confieso que hubo un malentendido con el horario: el inicio es a las 20, pero se difundió a las 19". En el escenario de la sala Biblioteca faltaba un invitado: Julián Gorodischer, quien llamó para avisar que estaba cerca, en medio de un embotellamiento. El lema del día era Confesiones Bicentenarias. Como Gabriela Cabezón Cámara y Mariano Dorr contaron anécdotas íntimas, Szperling lo cambió por "confesiones bisexuales". Gorodischer relató su experiencia como acompañante de su madre internada en un sanatorio y cerró su participación con la frase "El confesionario cura", ya que, según reconoció, había hecho catarsis.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja, no había visto lo de los (las??) barbitangas!! Seguís con esta acción, ahora que llega el otoño??
Madrid

chicaenminifalda dijo...

Todavia no tenemos diagnostico!!!