jueves, 19 de mayo de 2011

al final, miramos vidrieras con Pola.

c
Euge Zicavo et moi
Al principio, nos encontramos en el Eros. Estuvimos largo rato en la calle esperando mesa y al final nos fuimos.
Pola nos sacó esta foto a Eugenia y a mí.
Instaladas en un restaurante (como si se tratase de esos upgrade cuando un vuelo está lleno,  pasmos de turista a business y de business a primera) Hablamos de la relación Eva y Victoria/ Cristina y Beatriz, de funcionar como una célula clandestina al estilo AlQaeda y atribuírnos los triunfos feministas desde Halloback hasta la ley del aborto (que seguramente llegará pronto), de la tercer jornada de trabajo que es la producción de belleza de las mujeres, de hackear Google, de viajes, chinces en India y en Holanda, de conquistar el mundo, del vecino que te abraza emocionado porque te vio en la televisión, de satélites y la nasa, de la militancia y sus sacrificios (y de no hacerlos)...
después, el silencio de la calle semivacía. 1.30 am.
Miramos vidrieras.
Nos gustaron las mismas botas.
Volvimos en taxi.
pola et moi, viajamos en taxi



1 comentario:

Tommy Barban dijo...

A esa célula le falta el token male (o el peluche, como prefieran). ¿Vamos esta noche a la fiesta "Cristina es perfecta" en el Club Palermo (donde siempre hay lugar para uno más)?