domingo, 13 de febrero de 2011

puro amor, aunque no necesariamente amor puro.

PorPATRICIA SUÁREZ
Hace siglo y medio, el filósofo Arthur Schopenhauer decía en un ensayo: “si se piensa en que de continuo el amor ocupa las fuerzas de la parte más joven de la humanidad; (…) y que parece ser como un demonio que se esfuerza en trastornarlo todo, en embrollarlo todo, en destruirlo todo, entonces estamos prontos a exclamar: ¿Por qué tanto ruido? ¿Por qué esos esfuerzos, esos arrebatos, esas ansiedades y esa miseria?” Sin duda, Schopenhauer merece todo nuestro crédito, y aún así, hoy festejamos San Valentín -santo importado-. Las editoriales también. La literatura es un conductor de la electricidad amorosa. Paolo y Francesca, que padecen en el Infierno del Dante, por el delito de adulterio, se enamoraron leyendo juntos un libro sobre los amores adúlteros de Lanzarote del Lago.
En cuanto a novedades extranjeras, un clásico en el género es Nicholas Sparks, que acaba de sacar En nombre del amor , un romance entre dos personas que aceptan el riesgo de volver a enamorarse.
Las novelas de Sparks fueron llevadas con éxito al cine. La primera, El cuaderno de Noah (1997) fue adaptada por Nick Cassavettes y Gena Rowlands encarnaba el papel de la señora con Alzheimer que recuerda a su gran amor. En una entrevista pública en el diario USA Today, el autor habló sobre sus historias de amor favoritas: “Una novela romántica te debe hacer escapar a una fantasía de romance.” De alguna forma, y sin ningún sarcasmo, Sparks parece decir: “Si nunca hubiéramos leído novelas de amor, ni siquiera nos habríamos enterado del que el amor existe”.
Entre las novedades editoriales, dos grandes autoras, una canadiense y una estadounidense, se destacan con dos libros de bellísima composición. Se trata de Ave del paraíso de Joyce Carol Oates, donde aborda la pasión y la obsesión amorosa con su prosa ágil. Tal vez Oates (1938) sea la autora estadounidense más prolífica, lo que le vale el desprecio de muchos críticos literarios. Su obra abarca desde novelas para jóvenes a cuentos fantásticos; sin embargo, su fuerte es la adolescencia o las adultas inmaduras que no pueden afrontar una situación límite.
Demasiada felicidad es el libro de cuentos de Alice Munro que acaba de salir por editorial Lumen y donde el amor aparece velado o protagonista en todos sus textos. Munro (1931) quizás sea una de las mejores cuentistas anglosajonas vivas de su generación junto a Doris Lessing y a Grace Paley. Los cuentos de Munro suelen ser largos, pero no morosos y es precisamente debido a su extensión que producen en el lector la sensación de estar leyendo una novela. Aunque publicada en el mes de julio por la exquisita editorial argentina La Bestia Equilátera, no puede pasarse por alto uno de sus títulos más bellos: Los enamorados de Alfred Hayes. Este autor –inédito en español hasta ahora– escribió un solo libro en toda su vida, y ese único libro es una obra maestra. Escrito con un estilo sencillo y a la vez inusual -la espontaneidad como estilo no es cosa de todos los días en materia literaria- un hombre narra la historia de su amorío a una chica, en la barra de un bar.
Conmemorando el día de San Valentín, Editorial Sudamericana publicó una antología sobre cuentos de amor a cargo de Damián Ríos y Mariano Blatt. Son doce cuentos de amor -de la frivolidad a la gran pasión- de los escritores argentinos que se vienen. La mitad de los aquí publicados son inéditos, como Majo Moirón o Carlos Castagna y otros ya han incursionado con éxito en las letras. Tales Fernanda Nicolini (1979) con la novela Te pido un taxi y Fernando Callero (1971) con un bucólico cuento, y cuyo último libro es El espíritu del joven Borja . La pregunta que se hará el lector luego de El amor y otros cuentos es si a los jóvenes escritores argentinos les preocupan las relaciones amorosas, o si, como anunciaba la maestra de Bart Simpson a su clase: “La mayoría de ustedes nunca se enamorarán, sólo tendrán miedo de morir solos.” Entrevistado especialmente para Clarín , el antólogo Damián Ríos (1969), también poeta y escritor, dijo: “De la lectura de los cuentos de esta antología, se desprende que realmente les preocupa el tema: el amor de pareja, de los amigos, el discurso amoroso como tal. Este libro es puro amor, aunque no necesariamente amor puro.” Dos libros para entender nuestras actitudes afectivas y eróticas acaban de ver la luz. Uno es la reedición en formato libro de bolsillo de Inteligencia erótica de Esther Perel, libro clave para mantener la pasión en la pareja. Con un texto poblado de casos, Perel trabaja sobre los mitos que suelen regir a las parejas: por ejemplo, que a mayor intimidad entre los cónyuges mejor sexo. “El amor y el sexo marchan en una pareja por carriles diferentes”, explica la autora. Un libro para los que están en pareja recién editado por Alfagura es Comprometida de Elizabeth Gilbert, que es la continuacion de Comer rezar amar sobre el que acaba de estrenarse la película que protagoniza Julia Roberts. En él, Gilbert analiza desde una perspectiva cristiana la historia del matrimonio en Occidente. El matrimonio como institución no está en decadencia, es una estructura flexible que cambia con las épocas. No debería afectar nuestros sentimientos ni la capacidad de compromiso el saber que, como contrato, puede durar muy poco tiempo.
Así, aunque la tradición indique que los enamorados debe intercambiar corazones de chocolte y tarjetas con Cupidos, por una vez podría hacerse la excepción y regalar un libro ya que, como opinan los escritores más arriba, leyendo historias de amor es como se aprende a amar.

No hay comentarios.: