lunes, 30 de noviembre de 2009

Honestidad Brutal (César Aira)


nota completa clickear el título.



-¿Usted piensa en sus lectores?
-Sí, creo que todos los escritores tenemos algún lector, alguien que conocemos o hemos conocido. O a veces hasta alguien que nos imaginamos, con quien estamos dialogando. A veces a favor, a veces en contra. He terminado sintiendo mucho cariño sobre todo por los lectores que vienen a contarme una escena de una novela mía, o sobre un personaje de una novela mía. Eso es muy lindo porque siento que algo de lo que yo he escrito ha encarnado. En Francia una estudiante se me acercó a hablarme de esta novela chiquita que publiqué en Era, La Princesa Primavera, que se tradujo al francés. Me decía: "Mi personaje favorito es Arbolito de Navidad, me gusta cuando sale a caminar y se pone tan nervioso". Y lo imitaba. Ahí sentí como que algo se hacía realidad. Esas cosas provocan una gran satisfacción, más que tener el elogio académico, que generalmente está mediado por Derrida, por Foucault...
-Pero su obra es muy solicitada por los departamentos universitarios.
-No, yo me he vuelto un favorito de la academia. Lo he pensado mucho: ¿por qué se escriben tantas tesis sobre mí cuando no se escriben tantas sobre escritores mucho mejores que yo? Yo sé por qué pasa. Yo les estoy sirviendo en bandeja de plata lo que necesitan. Te doy un ejemplo, que lo di el otro día a unos estudiantes en la universidad: en esta novela mía, El congreso de literatura, yo quiero clonar a Carlos Fuentes, necesito una célula de Carlos Fuentes e invento una avispa mecánica con un chip e instrucciones de que vaya y tome la célula. La avispita cumple exactamente y me trae la célula, yo la meto en el clonador y es un desastre. Porque la avispa tomó una célula de la corbata de seda natural de Carlos Fuentes. Ese episodio lo toma un profesor de narratología y ahí lo tiene todo servido en bandeja, dónde empieza y dónde termina un cuerpo, ¿la persona social es parte de la persona biológica? Lo tiene todo servido en bandeja por esa estructura de dibujo animado, de cómic, en la que yo se lo estoy dando. Es decir, para aplicar los conceptos de Deleuze a Kafka hay que ser Deleuze; para aplicar los conceptos de Deleuze a mí es facilísimo. Creo que ahí está la clave: utilizar esos mecanismos sugerentes pero en términos de cultura plebeya. Seguro, lo tengo bien estudiado.

10 comentarios:

Lucy in the Clouds dijo...

Hace unos días, cuando leí esta entrevista, quedé maravillada...

Hoy...ya no pienso lo mismo de todo lo dicho por Aira en esta página, aunque si de él y su fabulosa escritura.

cecilit dijo...

Lucy: porqué cambiaste de opinión?

girlontape dijo...

viva la sinceridad... fuck la academia! sólo leí una novelita suya que me regalaron y confieso que no me dejó huella... pero Aira me cae súper... sólo por esta interviú :)

Lucy in the Clouds dijo...

Hay cosas que comparto, como la idea de que varios escritores prefieren funcionar socialmente como escritores antes que serlo o como la desmitificacion de que para producir buena prosa se debe estar recluido durante años. Esta bueno que Aira tire por la borda estos conceptos con lo "prolifico" de su bella prosa y su bajo perfil pero creo que existen escritores talentosos que no pueden producir con tanta velocidad. Una vez lei que El pasado le llevo a Alan Pauls 5 años. Amo esa novela y dudo que Pauls haya querido retenerla tanto tiempo. Bahh, pienso, que uno quiere parir lo antes posible, pero no siempre se puede.
Eso y su comentario de que es un avido lector de "dos primeras paginas" no me gustaron. Yo he tenido que llegar a la pagina numero 20 de varios grandes, hasta la del mismo Aira, para descubrir una buena historia.

Los que escribimos hoy no tenemos menos problemas. son problemas distintos. me parece que la constuccion y la posibilidad del escribir con calidad pasan por la imaginacion y ésta, puede o no tener que ver con la realidad.

De todas formas, me encanta Aira escritor. Es sólo que en esta entrevista su persona me gustó un poquito menos.

cecilit dijo...

Lucy: si, de acuerdo lo de los escritores jóvenes me pareció feo. Lo de lo prolífico no, me parece que no juzga mal al que va lento, entiendo que dice que no son condiciones de que algo sea bueno o malo ( lo prolífico y lo no prolífico) lo veo muy en el relativismo. esta parte del reportaje que colgué me parece una perla, hace años que noto como la academia (o los académicos) valorizan las ficciones que les permiten aplicar sus teoría e ignoran las que no las abarcan

Luciana dijo...

OK. Puede ser que yo haya comprendido mal lo dicho sobre el relativismo. Coincido con tu-su opinion acerca de la teorizacion de la ficcion.
BESOS!


Lucy in the clouds...

cecilit dijo...

lucy: o lo comprendí mal yo! y lo leí relativa, con esa onda que tengo de editar la malicia, jajaja!

Protervo dijo...

soy un bruto que no lee, que vergüenza. cuando no veo el canal 26 veo el noticiero de canal nueve, donde todos tienen cara de canal nueve.

si pudiera cambiar algo de mi sería poder sentar el culo y leer. eso y dos centimetros más.

Gaspar Casoy dijo...

El promedio de todos los libros de Aira debe de dar un nivel que está muy abajo de la idea que se tiene de él. Yo hace un tiempo me volví un lector bulímico de Aira, y me decepcioné. Pero si se toman sus mejores obras y sus mejores ideas, creo que queda un escritor de los más interesantes que hay.

cecilit dijo...

Protervo: yo que vos enriquecería mi lista de canales alienantes, seguro que el 26 no es el único que te puedo brindar eso.
Gaspar: muy de acuerdo. Los Aira plomo no hay con que darle y los buenos son alegría infinita.