domingo, 6 de septiembre de 2009

cece se confiesa (versión autorizada)



 Esta es la lista incompleta de confesiones que leí en el Ciclo Confesionario, historia de mi vida privada. Me resulta muy difícil, mejor dicho imposible, publicar la lista completa. Aunque algunas de mis confesiones son banales, otras cómicas, otras trágicas, hay, en cada una, algo de verdad y esto, creo, es lo que hace que el sólo hecho de volver a pronunciarlas me cause todavía incomodidad, pavor. Confesar significa someter los propios actos a la mirada crítica, compasiva, comprensiva de los demás; pero también, en algún sentido, creo que confesar es provocar. Es declarar que no se cumplió con lo esperado, es ubicarse fuera de la norma, es exponer la desobediencia. Y es ahí, en el desajuste, en el desvío de los propios actos en relación a lo que los demás estiman como correcto, donde aflora la parte original, donde se funda mi existencia. Pero esta parte, cuya raíz es intolerable, tiene que permanecer en alguna medida en un espacio de reserva. (Además me dijeron que una chica nunca debe ceder a su condición de misterio). Prefiero no volver a pronunciar la lista de confesiones que leí ese día en la sala del Rojas. Que sigan sobrevolando la mente de las cincuenta personas que estaban ahí, que se deformen, que deriven en mito o que simplemente desaparezcan.

/// Lista incompleta de confesiones de Cece ///

 

·      MATÉ, entre mis manos, dos pececitos que me había regalado un tío a los ocho años.

 

·      ABANDONÉ, a los nueve, mi tortuga en un jardín ajeno.

 

·      ROBÉ, durante mi pre-adolescencia y en complicidad con mi amiga Victoria, las mejores vistas aéreas del barrio. Nos colábamos en los edificios más altos de la cuadra y subíamos clandestinamente hasta la terraza, donde organizábamos pic nics.

 

·      PLAGIÉ varios poemas de Mario Benedetti (sobre todo ese que se llama “Corazón coraza”) con la firma de un falso enamorado, para pasárselos por debajo de la puerta a una vieja que no nos dejaba andar en patines por su vereda.

 

·      FALSIFIQUÉ firmas y papeles cuando trabajaba en un banco, porque estaba aburrida. Me hice adicta a la adrenalina que me provocaba burlar al Departamento de Fraudes de una multinacional.

 

·      ME ENAMORÉ de varias amigas. La amistad femenina para mi es una relación originariamente lésbica, pero consentida bajo pacto implícito de castidad.

 

·      ROMPÍ estereotipos, explorando vínculos no convencionales: conviví seis meses con una amiga lesbiana sin tener sexo; entablé una relación sentimental en un dos ambientes con mi novio y nuestro mejor amigo; conviví dos meses con una chica que no hablaba mi idioma; formé una comunidad experimental con cinco conocidos de la facultad de sociales, en un departamento que nos alquilaba un punk sobre la calle sarmiento.

 

·      ESTOY SEGURA de que LO PEOR, todavía no lo hice.

13 comentarios:

Adriano dijo...

Cece! fa! de todo hizo en estos anios! y eso de que se casó varias veces que vi por ahi?? jaja
Chicaenmini, me parece que si la subís de nuevo, confiesa que secuestró un bondi lleno de jubilados que iban a Chascomús y los obligó a escucharla cantar..

chicaenminifalda dijo...

Adriano: creo que el entorno de confesionario genera complicidad tácita y awante. me estás haciendo pensar que ni si quiera incompleta está bueno subir los confes al blog. no se genera la magia. por suerte el vivo no se reemplaza!!!!

Una dijo...

Dear Cece: preferiría no ser su mascota.

mimi dijo...

Cariños A cobro guita?
Se noto que era un profesional entre tanto amateur.

Cece dijo...

Adriano, jaa cómo sabés que canto mal?

Una, es el tauma que me quedó del video de kiss.

mimi, ahhh si era por guita yo hacía otra cosa.

girlontape dijo...

sobre el día de la mujer

Lillí dijo...

dobel iu dobel iu dobel iu dot yoreconozco dot blogspot dot com

Yo reconozco que en algún lugar le robamos a Chica en Mini. Sin querer y obviamente, queriendo.

chicaenminifalda dijo...

Lillí: jajaja! bueno...espero el post de reconocimiento!!!! me roban todo el tiempo...pero el suyo quedó precioso y ahí el robo es un halago. beso!!! y gracias por la sinceridad!!!!

Cece dijo...

acá hay que dejar de robar por lo menos dos años

Adriano dijo...

pero empecemo dentro de dié

chicaenminifalda dijo...

jajá!

Anónimo dijo...

rompí estereotipos? jaja
de todas, la peor -y eso que hay para elegir-

Cece dijo...

jaja
gracias anónimo
por tomarte tu tiempito!